En el ejercicio 2016, una señora ha alquilado las habitaciones de un inmueble que posee a estudiantes, estando ocupadas desde el mes de septiembre de 2015 al mes de junio de 2016 –curso lectivo 2016- y nuevamente desde septiembre de 2016 en adelante, para el curso lectivo siguiente. ¿Puede deducirse los gastos incurridos en los meses de verano para pintar el inmueble y prepararlo para la próxima temporada? ¿Puede aplicar la reducción del 60% sobre el rendimiento neto positivo por arrendamiento de vivienda? + Info en El Derecho