Ahora que se acerca el Día del Trabajo, hay que hacer una mención especial a los autónomos, el submundo de la economía. Si Forges nos dibujó con una nube sobre la cabeza mientras afuera brillaba el sol, es por algo. Y no es que no le pongamos empeño en salir de la tormenta. + Info en El Economista