La falta de recursos propios y de garantías para acceder a créditos, así como la evaluación exigente de los equipos, sobre todo del promotor, son los grandes handicaps que dificultan el emprendimiento social. + Info en El Economista