Cuando se le preguntó la semana pasada al secretario del Tesoro de EE.UU., Steve Mnuchin, sobre el impacto que la robotización y la inteligencia artificial estaban teniendo en el mercado laboral del país, este contestó que ninguno. “Esto no está en nuestro radares. Sus efectos como mucho se verán dentro de 50 o incluso 100 años”. + Info en La Vanguardia