Las empresas radicadas en Reino Unido sufren ya las consecuencias de la salida, que menguará las inversiones inmobiliarias y podría ralentizar el turismo. + Info en Expansión