La Autoridad Bancaria Europea, nacida en 2011, e instalada desde entonces en Londres, parece condenada a la desaparición tras la salida del Reino Unido de la UE. El brexit había desencadenado la carrera entre varios países por hacerse con la sede de la EBA. + Info en Cinco Días