Las startups primero y los inversores, después, se entusiasman con las posibilidades de las nuevas tecnologías y sus imaginativas aplicaciones. El éxito, sin embargo, no va de tecnología sino de resolver un problema y un problema se resuelve si lo conoces bien. + Info en La Vanguardia