Con la crisis económica superada las cotizadas españolas volvieron a endeudarse en 2015 tras unos años de fuerte desapalancamiento. Pero frenaron esa tendencia el año pasado, pese al crecimiento de su beneficio –las firmas del Ibex ganaron un 67% más–. + Info en Cinco Días