España no es país para talentos. Desde que comenzó la crisis, emprendedores y profesionales punteros cruzan las fronteras en una fuga de cerebros que no se detiene. + Info en El Economista