Aunque Twitter o LinkedIn son una prioridad en las estrategias de comunicación de los despachos, incluso por delante de tener web propia, las herramientas digitales no terminan de despegar entre los abogados. + Info en Expansión