El catalejo del Brexit empezó apuntando a los fiordos de Noruega y a las cumbres de Suiza. Los británicos descubrieron que era posible marcharse de la Unión Europea y quedarse en Europa. + Info en El Mundo