La crisis no sólo destruyó más de tres millones de empleos, también provocó una fuerte devaluación salarial de la que aún no nos hemos recuperado. De hecho, los sueldos en España están muy por debajo de los salarios medios de la Unión Europea. + Info en El Mundo