157 días de trabajo. Ese es exactamente el esfuerzo que cada valenciano tendría que realizar para pagar la abultada deuda pública de la Comunitat Valenciana, que ya supera los 44.700 millones de euros. + Info en Valencia Plaza