La incertidumbre jurídica está llevando en las últimas semanas a algunas sicavs españolas a trasladarse a Luxemburgo con la fórmula de una absorción por parte de un fondo del Gran Ducado. Los inversores temen que un cambio regulatorio dañe sus intereses. Las sociedades de inversión de capital variable (sicavs) cada vez se sienten más cómodas con la regulación luxemburguesa y más incómodas con la incertidumbre jurídica que perciben en España.  + Info en Cinco Días